24 julio 2014

Copitas de dulce de rosa mosqueta

 
Esta copita tiene una historia.

Supongo que todos hemos oído hablar de rosa mosqueta, no? pues la verdad es que yo la primera vez que oí hablar del aceite de rosa mosqueta, no hace tanto, pensé que se trataba de una marca, que la señora Rosa Mosqueta tenía un laboratorio donde hacía un estupendo aceite que según me dijo mi hermana, servía para mejorar las cicatrices.

La verdad es que yo soy bastante palurdilla en estos temas, la primera vez que oí hablar de la miel de romero, pensé que el señor Romero era el dueño de los panales. Todo esto no es broma, es cierto como la vida misma...

La cosa es que, cuando yo ya sabía que la rosa mosqueta es una planta de la que se extrae el aceite antes mencionado, mi amiga Tere... bueno Teresa que no le gusta la abreviación, fue a Argentina a ver pingüinos y me trajo un bote de dulce de rosa mosqueta. - Para que hagas un pastel, me dijo.

Me puse a investigar,  le pregunté al Sr. Google y me enteré de todo esto:

Estas son las flores de rosa mosqueta:


Y las bayas que producen:


Con las que se hace este estupendo dulce:


Dulce de rosa mosqueta! rico, muy rico y como su nombre indica, muy dulce.

Esperando encontrar la mejor receta con la que poder hacer los honores a su especial contenido, el bote estuvo en el armario mucho tiempo, mucho... yo controlaba la caducidad, eh!!! que yo no soy como don Cañete que se come los productos caducados. Ahora ya estábamos en el límite, la fina línea roja que marca lo bueno de lo malo estaba cerca, así que hoy, sin pensarlo más,  he preparado estas copitas que nos han gustado mucho.

Ingredientes:

El bote de rosa mosqueta
200 gr. de nata para montar 35% M.G.
200 gr. de queso de untar
1 cucharada de azúcar glas
Florecitas monísimas que compré hace tiempo
Virutitas de chocolate

Semimontar la nata y mezclar con el queso y la cucharada de azúcar. Cuando tenga una consistencia homogénea llenar una manga pastelera.

Repartir la mermelada en las cuatro copas, añadir la mezcla con la manga y adornar al gusto de cada cual. Yo he puesto la florecita y virutas de chocolate.

22 julio 2014

Fideos a la cazuela



Del libro Las recetas de Carvalho de mi añorado Vázquez Montalbán.

¿Qué me comería? Unos fideos a la cazuela. Entre la nevera y la breve despensa situada junto a la alacena halló todo lo necesario. La costilla de cerdo ligeramente salada fue sometida al rigor del escaso aceite hirviendo en la cazuela de barro...

... Cuando el caldo empezó a hervir Carvalho añadió cuatro rodajas de gruesa butifarra de bisbe y poco antes de apartar el guiso del fuego lo ultimó con una picada de ajo y ñora fritos aparte. El empleo de la butifarra negra para los fideos lo aprendió en un convento de monjas donde se escondió a finales de los cincuenta para dejar pasar de largo la caída del aparato de imprenta del partido.

Ingredientes:

500 gr de fideos gruesos
300 gr de costilla de cerdo cortada a pedacitos
4 salchichas
100 gr de guisantes cocidos
1 cebolla
2 tomates maduros
1 vasito de vino blanco
1 hoja de laurel
1 butifarra negra

Para la picada:

1 diente de ajo
Unas briznas de azafrán
Unas hojas de perejil
10 o 12 almendras
2 galletas maría

En una cazuela ancha con aceite de oliva, dorar bien la costilla de cerdo, sazonar. Añadir la cebolla trinchada el laurel y las salchichas cortadas.

Dejarlo freír todo hasta que la cebolla esté dorada y añadir los tomates rallados. Cuando el tomate se desprenda del aceite, añadir el vino y dejar reducir. Mojar con un litro de agua y dejar cocer a fuego lento 30 minutos.

Agregar los fideos y si es preciso más agua. Cocer a fuego lento 25 minutos. Los fideos deben quedar secos.

Mientras preparar la picada en el mortero, añadir a los fideos, así como los guisantes. Rectificar de sal y pimienta y añadir los pedazos de butifarra negra diez minutos antes de apartar del fuego.

20 julio 2014

Ensalada de melón galia con langostinos y salsa rosa


Hace muchos años hacía esta ensalada con diferentes ingredientes. Era una variación del popular cocktail  de mariscos que entonces nos parecía una delicatesen... ahora la salsa rosa ha perdido el glamour que tenía, pobre! ahora se dice de ella que es viejuna... con esta receta quiero reivindicar el buen nombre de la salsa rosa o salsa cocktail que es perfecta para platos de verano, y que sirve igual para un  barrido que para un planchao.

Mi reconocimiento a la salsa rosa, los huevos rellenos, los entremeses con ensaladilla rusa en el centro y sardina en aceite de lata, los berberechos con limón, pimienta y pimentón, las patatas fritas y las cortezas de churrería...

Ingredientes:

1 melón galia
1 sobre de brotes frescos
1 lata de mejillones al natural
250 gr. de langostinos cocidos
1 aguacate

Para la salsa rosa:

Una taza de mayonesa
3 cucharadas de ketchup
Zumo de medio limón
1 cucharada de brandy

Hacer la salsa rosa mezclando todos los ingredientes, poner los mejillones escurridos,  los langostinos pelados y el aguacate cortado en dados. Reservar.

Cortar el melón en rodajas enteras de dos centímetros de grosor. Quitar las semillas y la piel y ponerla en el fondo del plato.

En el centro del melón poner los brotes de diferentes ensaladas y por encima echar unas cucharadas de langostinos, aguacate y mejillones con salsa rosa.

18 julio 2014

Tortitas de manzana






Las hizo Eva Arguiñano.

2 manzanas
1 huevo
1 cucharada de azúcar
90 gr. de mantequilla
150 ml. de leche
100 gr. de harina
1 cucharada de levadura
aceite de oliva virgen extra
mermelada de grosellas
hojas de menta
 
Colocar en un bol la harina, el azúcar, la levadura y 70 grs, de mantequilla fundida. Verter la leche poco a poco para que no queden grumos. Añadir el huevo, mezclar bien y reservar.
 
Pelar las manzanas y cortarlas en cuartos de luna. Poner el resto de la mantequilla en una sartén grande, agregar las manzanas y cocinarlas a fuego suave durante 8-10 minutos.

Repartir  las manzanas en 4 recipientes individuales. Verter  1/4 parte de la masa encima de cada uno.

Untar la sartén con un poco de aceite.  Colocar un molde de emplatar en el centro de la sartén y verter en él  la mezcla de uno de los recipientes. Dejar que cuaje un poco, más o menos 3 minutos, quitar el molde con cuidado y con ayuda de una puntilla,  darle la vuelta, dejar unos segundos y retirarla.

Repetir el proceso 3 veces más. Servir decoradas con cualquier mermelada y con unas hojas de menta.

15 julio 2014

Merluza en salsa verde

 
Sencillo, no puede ser más sencillo ni más rico el tema de la merluza en salsa verde.

En este caso me la cortaron en supremas y con las espinas, la cabeza, un puerro y una rama de perejil hice el caldo para esta receta.

Ingredientes:

1 merluza bien fresca
1 cebolla
2 dientes de ajo
1 vaso de caldo de pescado
1 vasito de vino blanco
1 cucharada de harina
2 cucharadas de perejil picado
Aceite de oliva

En una cazuela en la que quepan los trozos de pescado sin amontonarse, con buen aceite de oliva virgen extra, pochar la cebolla y los dientes de ajos cortados en brunoise. Una vez pochada, no dorada, añadir la harina y tostar. Incorporar el vino, dejar que evapore y echar el caldo y el perejil bien picadito. Dejar unos que se amalgame todo y poner los trozos de merluza, salpimentados.

Dejar cocer dos minutos por cada lado y listo...

Se le pueden añadir espárragos, huevos duros, almejas, mejillones... todo junto no, claro. Normalmente yo le pongo almejas pero este día no tenía, pero asimismo está riquísima!

12 julio 2014

Brocheta de ensalada Caprese y pan de viena



 
No tiene nada que ver la velocidad con el tocino, ya lo sé, pero aprovecho el mismo post para poner dos cosas que quería enseñar, pero que no tienen ningún misterio y desde luego requieren poca explicación.

Para una de las comidas de celebración del cumpleaños de mi hija, hicimos estas brochetas bien monas, apañadas y resultonas.

Cada una lleva un tomatito cherry partido por la mitad y dos quesitos mini de burgos (puede hacerse con mozzarella). Luego las hemos espolvoreado con orégano, se puede hacer con albahaca, le hemos puesto sal maldon y un buen aceite de oliva virgen extra.

Y este hermoso pan de viena que tiene historia.

Hace como un año asistí a una clase en el restaurante Semproniana con la gente de Hacer pan en casa. Nos enseñaron como amasar y nos explicaron las características de las diferentes harinas y sobretodo de los preparados que ellos comercializan. Fue muy interesante y los panes que probamos eran riquísimos. Al salir nos regalaron a cada uno un paquete de preparado. Yo elegí el pan de viena.

Como  siempre me pasa la bolsita quedó en un armario durante un tiempo y al final antes de que caducara me dispuse a hacerlo. El preparado lleva masa madre natural y nos explicaron que si queríamos acelerar el proceso del levado podíamos añadir 10 gr. de levadura de panadero.

Yo, que ese día tenía el momento espiritual, pensé, María tienes tiempo, que leve a sus anchas, no le voy a añadir levadura. Preparé la masa y la dejé abrigadita para que levara. Una hora, dos horas, tres horas... cagüenla, que le pasa a la masa? la dejé hasta la noche y viendo que no levantaba nada, pensé en añadirle la pastillita azul, pero no tenía! decidí tirarla.

Pero tenía muchas ganas de que en mi casa probaran aquel pan que a mí me encantó, así que hace unos días fui a comprar otro paquetito, y esta vez sí, le añadí la levadura y el proceso continuó tal y como se prevé en las instrucciones.

Pudimos comer este precioso pan, que os recomiendo.

 

09 julio 2014

Pollo guisado con manzanas, almendras y avellanas


 
Bueno, he pasado mucho tiempo sin actualizar el blog. No ha sido por nada malo, la culpa la ha tenido la fiesta del barrio primero, festejos familiares después y vagancia... lo negaré siempre, pero he estado vaga, vaga, este mes...

Cocinar si he cocinado, pero el ratito para subirlo al blog, no lo he encontrado. Venga, que no decaiga, ahora mismo me pongo...

Este pollo fue el resultado de tener unas manzanas de más en la nevera y almendras y avellanas picadas que sobraron de otra preparación.

Ingredientes:

1 pollo a octavos
1 cebolla grande cortada en brunoise (a cuadraditos pequeños)
2 dientes de ajo
3 manzanas pequeñas
1 vaso de caldo de pollo
50 grs. de almendras
50 grs. de avellanas
aceite, sal y pimienta

Salpimentar el pollo. En una cazuela bien caliente echar aceite y dorar muy bien el pollo.

Añadir la cebolla y los dientes de ajo picados.

Pelar, descorazonar las manzanas, cortarlas como patatas para tortilla e incorporarlas  a la cazuela, salpimentar, dar unas vueltas, poner las almendras y las avellanas picadas  y echar un vaso de caldo.

Dejar reducir la salsa a fuego lento, como unos 30 minutos.


Blog Widget by LinkWithin

En aquest blog trobaràs:

Cuina senzilla, fàcil, bona i sana.


  © Template Lar Doce Lar por Emporium Digital Graphics Jenny's Grandchild and Irene's Corner

TOPO